Fair Play Financiero

Ruben Echeverria/Carrero & Quintero.-

platini

El Comité Ejecutivo de la UEFA aprobó unánimemente el Reglamento del ‘Fair Play’ Financiero para el beneficio del fútbol europeo en septiembre de  2009.   Entre la motivaciones para dicha implementación se encuentran: la búsqueda por incentivar una mayor disciplina y racionalidad en materia financiera relacionada a clubes de fútbol; la necesidad de bajar la presión salarial y los precios de transferencia de los jugadores para limitar el efecto inflacionario; fomentar la competencia entre los clubes con sus propios ingresos; promover las inversiones a largo plazo tanto en la promoción del talento joven como en infraestructura para el club; asegurar la viabilidad del fútbol europeo a largo plazo; y finalmente asegurar que los clubes resuelvan sus deudas en momentos oportunos.

Las medidas implementadas por el ‘fair play’ financiero tienen como meta proteger la estabilidad financiera del fútbol europeo a largo plazo al igual que restaurar la competitividad entre clubes y ligas. A rasgos generales el ‘fair play’ financiero son medidas que establecen sanciones tanto económicas como deportivas a clubes que concurran en mayores gastos que ingresos, de acuerdo a cierto parámetros específicos para el desarrollo del deporte.

La regla principal que rige al Fair Play Financiero es el requerimiento de ‘Break Even’. Esto se refiere a que durante determinado períodos los gastos relevantes, para el mencionado Reglamento, no podrán ser mayores a los ingresos relevantes para cada club. Los ingresos provenientes de operaciones no futbolísticas, como lo son la inyección de capital de parte de los dueños de un equipo, no serán considerados como activos relevantes para las mediciones de la UEFA. Por otra parte toda inversión en infraestructura o realizada para promover el desarrollo de las categorías inferiores tampoco serán consideradas como gastos relevantes. Estos gastos son excluidos ya que se consideran que son “buenos gastos” en contraposición a salarios o montos de transferencias excesivos.

El requerimiento de “break even” se revisa en primer lugar en un periodo de dos años en los cuales los clubes no podrán tener perdidas mayores a €45 millones y luego en periodos de tres años en los cuales los clubes no podrán reportar perdidas mayores a €30 millones. Para la aplicación a la licencia UEFA que le permitirá a un club participar en competiciones UEFA de la temporada 2014/2015 por ejemplo, se considerarán los gastos e ingresos relevante de las temporadas 2013/2014, 2012/2013 y 2011/2012.

La regla general es que los clubes no podrán tener perdidas que superen los €5 millones a menos de que el déficit sea garantizado y cubierto completamente por los participantes del patrimonio  o partes relacionadas. Esta excepción esta dirigida primordialmente a clubes que son financiados primariamente por donantes e inversores privados tengan tiempo para cambiar sus políticas administrativas para poder cumplir con las nuevas regulaciones en un tiempo razonable.

Entre las sanciones previstas por la UEFA se encuentran advertencias y reprimendas, multas, la deducción de puntos, las retenciones de los ingresos económico de competiciones UEFA, la prohibición para registrar nuevos jugadores en las competencias UEFA, la restricción del numero de jugadores que un club puede registrar ante competiciones UEFA, la descalificación de torneos en progreso, y la exclusión de futuras competiciones.

Recientemente, en el mes de septiembre, 23 clubes europeos  (entre los cuales se encuentran entidades como el Atlético de Madrid, Málaga CF, Sporting de Lisboa y Fenerbache)  fueron acusados de no haber cumplido con la normativa del “fair play” financiero. Estos clubes tienen hasta el 15 de octubre para convencer al comité de la UEFA que tienen planes de ponerse al día con sus obligaciones o serán lo primeros en ser sancionados por esta nueva normativa del fútbol europeo.

Para cualquier comentario sobre el presente artículo puede enviar un correo a recheverria@carreroquintero.com 

Anuncios

EL REAL OVIEDO: ESTE MUERTO ESTÁ MUY VIVO

Hace unos meses, comenzaba la ampliación de capital del Real Oviedo. S.A.D y uno de los momentos más importantes en los 86 años de historia de este club de fútbol. Por delante quedaba mes y medio para poder salvar  a este histórico del fútbol español. El objetivo: evitar la causa de disolución de la sociedad fijada en 1.905.000 euros.

Real_Oviedo_fans_fight_for

Todo empezó un 8 de Agosto del 2003. El Real Oviedo descendía administrativamente a Tercera División por impago de los sueldos y salarios a los jugadores y las respectivas denuncias de los mismos ante la A.F.E (Asociación de Futbolistas Españoles). Según dice el art.192 del Reglamento General de la Real Federación Española de Fútbol: A las 12:00 horas del último día hábil del mes de junio de cada año, los clubes habrán de tener cumplidas íntegramente, o debidamente garantizadas a satisfacción del acreedor, sus obligaciones económicas contraídas y vencidas con futbolistas, con técnicos o con otros clubes, reconocidas o acreditadas. Esto quiere decir que todos aquellos clubes que tengan deudas pendientes con futbolistas, técnicos o con otros clubes, deberán satisfacerlas antes de las 12 horas del último día hábil del mes de junio. Las consecuencias de no haberlas satisfecho las encontramos en el art.192.2 del mismo reglamento. Dicho punto nos dice: El incumplimiento de las obligaciones económicas con los futbolistas en el plazo que establece el párrafo primero del apartado anterior, determinará, según los casos y fechas reglamentaria o convencionalmente previstas:

a)   Tratándose de equipos de Primera o Segunda División, se estará a las fechas y a lo determinado en el Convenio Colectivo suscrito entre la Liga Nacional de Fútbol Profesional y la Asociación de Futbolistas Españoles, en cuya virtud la sociedad que incurra en morosidad a 31 de julio quedará excluida de su adscripción al primero de dichos organismos. El equipo en cuestión podrá competir en Segunda División «B», salvo que ya hubiese descendido a ésta por su puntuación, en cuyo supuesto, si no cumpliese el requisito de satisfacer lo debido, no podrá competir en tal categoría, quedando integrado en la Tercera.

El Real Oviedo había descendido deportivamente a 2º División B. Al no satisfacer las cantidades debidas, el club fue inscrito el 8 de Agosto de 2003 en la Tercera División Asturiana.

El descenso a Tercera División (categoría amateur) provocó la desaparición del filial (equipo reserva) del Real Oviedo. Llegado a este punto, el Real Oviedo debía 10.000 millones de pesetas (más de 60 millones de euros). La deuda se redujo a 45,5 millones de euros (15,5 millones a organismos públicos y 20 millones a acreedores ordinarios, que perdonaron la deuda a cambio de participar en traspasos dependiendo de la categoría en que milite el 1º equipo). Para evitar la desaparición del club pidió la suspensión de pagos, la cual fue aceptada por el juez en Julio de 2003. De este modo, la deuda quedaba paralizada y tres interventores se hicieron cargo de la gestión del Real Oviedo.

Empezaban así 9 años (2003-2012) de ascensos y descensos deportivos, entre Tercera División y 2º División B. En estos casi 10 años, la deuda del Real Oviedo ascendió a los 17 millones de euros. Cifra económica insostenible para cualquier sociedad deportiva que milite en categoría amateur, aunque cuente con más de 12.000 socios. Este verano el presidente del Real Oviedo, Toni Fidalgo, convocó una ampliación de capital a la vista de que el patrimonio del club (sociedad) era inferior al 50% del capital social de la misma. Se realizó previamente una reducción de capital para después realizar una ampliación. Dicha ampliación tenía dos períodos. El primer plazo iba desde el 2 de octubre hasta el 2 de Noviembre, y sólo los actuales accionistas en ese momento podían suscribir acciones. Se cerró el primer plazo con 50.000 euros. El segundo plazo, del 3 de Noviembre al 17 de Noviembre, era un tramo libre, podía suscribir cualquier persona física o jurídica. Se suscribieron por parte de los pequeños accionistas 2 millones de euros, que añadidos a los 2 millones que aportó CARSO,S.A, empresa de Carlos Slim, daban un resultado de 4 millones de euros. Además de evitarse la causa de disolución de la sociedad, se cubrieron las deudas a corto plazo que tenía el club. Principalmente con la Hacienda Pública española y con la Seguridad Social.

No olvidemos el aspecto deportivo, muy importante, teniendo en cuenta que en 2ºB los ingresos son mínimos y los gastos demasiados. Es una competición amateur/semi-profesional y por lo tanto no hay derechos de t

elevisión. El Real Oviedo debe de ascender este año (2012-2013) a la 2º División del fútbol español. Eso le daría unos ingresos que, aún siendo objeto de embargo por parte de los acreedores, le reportarían una estabilidad económica necesaria para poder liquidar la deuda originaria existente: 45 millones.

El Real Oviedo ha sido el mejor ejemplo de Sociedad Anónima Deportiva mal gestionada. Se han gastado más de 17 millones de euros en 4 años, compitiendo en una liga que no era profesional. Con el actual Consejo de Administrac
ión, con la actual situación económica y el reparto accionarial del club que deja a los pequeños accionistas como los máximos accionistas (40%) el futuro tiene un color más bonito, más azul.

Jonathan Iglesias Palacio

Abogado. Socio del Real Oviedo nº 4.189 y accionista.

Twitter @JonyIglesiasPal

Fútbol Venezolano: ¿Fútbol Profesional?


Por: Gabriella Yibirin.

A lo largo de los años la historia del fútbol venezolano ha  pasado por una serie de etapas que lo han llevado desde sus raíces como fútbol amateur, hasta ser catalogado hoy en día como fútbol profesional. En esta era amateur, que tuvo lugar entre los años 1921 y 1956, se llevaron a cabo hechos como la creación de la primera Federación Nacional de Fútbol, con el primer encuentro de equipos el 31 de Enero de 1926, ente que se disolvió en 1932 y que fue reemplazado por la Liga Venezolana de Fútbol hasta 1938, para luego llegar a la Asociación Venezolana de Fútbol, y finalmente transformarse en la Federación Venezolana de Fútbol en 1951. Seguidamente, en ese mismo año fue construido el Estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela, un campo que vio crecer al fútbol venezolano como fútbol profesional.

Además de estos hechos, se dieron diversos eventos que marcaron el camino a la participación de 18 equipos de representación nacional, de diversos estados, funcionando en un sistema de ascensos y descensos con la categoría inmediatamente inferior.

A pesar de estos eventos históricos, es necesario el estudio desde otra óptica, que permita categorizar igualmente al balompié criollo como profesional. Entre esos diversos puntos de vistas, se encuentra el aspecto legal.

Se entiende que el fútbol profesional está compuesto por jugadores profesionales, y para esto es primordial observar la definición de un jugador profesional. La FIFA, en su Reglamento sobre el estatuto y la transferencia de jugadores, en su Artículo 2°, numeral 2, dice lo siguiente: 2. Un jugador profesional es aquel que tiene un contrato escrito con un club y percibe un monto superior a los gastos que realmente efectúa por su actividad futbolística. Cualquier otro jugador se considera aficionado. Ahora bien, una vez analizado el significado de jugador profesional, se debe encajar en la situación actual de fútbol en el país y observar si es cierto entonces que todos los jugadores de este deporte en Venezuela pueden ser considerados como no aficionados.

De los 18 clubes pertenecientes a la Primera División, se ha registrado a lo largo de esta temporada 2010-2011 y en torneos anteriores igualmente, como un número considerable de clubes se ha insolventado en diversas ocasiones con sus jugadores, por hasta un tiempo de 3 o 4 meses, en los que los jugadores siguen jugando y compitiendo sin percibir su salario a cambio.

Es entonces cuando nacen ciertas dudas, respecto a si, ¿En efecto los jugadores de más del 50% de los equipos que conforman la primera división del balompié criollo que no reciben su contraprestación por parte de los Clubes, pueden considerarse entonces como “profesionales” si terminan invirtiendo más dinero del que realmente generan?, es esto lo que nos lleva finalmente a cuestionar si al no ser poderse considerar a los jugadores como profesionales, puede entonces considerarse al deporte como tal.

Pues bien, a pesar que este hecho es tan evidente, lamentablemente no es directamente aplicable para concluir que un jugador no es profesional, debido a que no se tienen datos o estadísticos que arrojen resultados que nos hagan afirmar con certeza que porcentaje de los jugadores profesionales están efectivamente recibiendo su salario o no. En primer lugar, los jugadores eventualmente reciben sus pagos, quizás no totalmente, pero lo reciben; Y en segundo lugar, el jugador a pesar de la situación en el desempeño de sus servicios no incurre directamente en gastos o invierte más dinero de lo que puede generar, ya que en principio los Clubes, corren con todos los gastos del equipo para las competiciones. Quizás, se podría hablar en inversión personal y profesional, y probablemente en este caso, ciertamente los jugadores estarían invirtiendo en trabajo más de lo que pueden producir, pero el Artículo 2°, numeral 2 del Reglamento sobre Estatuto y Transferencia de jugadores de la FIFA, se refiere a la inversión y beneficios económicos.

Aún y cuando esto pueda parecer algo ilógico, y da mucho que reflexionar, el fútbol venezolano sigue enfrentando muchos obstáculos en su camino para convertirse en un fútbol competitivo a nivel mundial y de muy alto rendimiento, y esta circunstancia que viven en estos momentos los Clubes venezolanos, no es más que otro hecho que marca al deporte, y que supone un nuevo enfoque para todos los equipos venezolanos.

Para  más información sobre el Escritorio jurídico Carrero & Quintero no deje de visitar nuestro sitio web http://www.carreroquintero.com

Comentarios o sugerencias a gyibirin@carreroquintero.com, o búscanos en twitter @carreroquintero.

Los Trapos del Terror

Por: Gabriella Yibirin.

Sin lugar a dudas, ya es evidente que la sanción impuesta al Caracas Fútbol Club por la CONMEBOL ha sido vista como insólita, injusta, desproporcionada, desde el punto de vista de los medios, de los Clubes y de la fanaticada en general, quienes se han alzado en todo el país protestando en contra de ella, exponiendo trapos con mensajes en rechazo a estas acciones, porque lo ven como una restricción a la libertad de expresión.

Ahora bien, todas estas opiniones emanan del sentido común y conocimiento general de las personas, sin embargo es importante saber si desde el punto de vista legal esta sanción es correcta, razonable y valedera.

El Código de Ética de la Federación Venezolana de Fútbol contiene en varios de sus artículos una especie de “prohibición”, contemplando los supuestos que se están discutiendo a raíz de la resolución dela Conmebol.Dondese explicaba que la sanción era aplicada por tanto la fanaticada del Club estaba utilizando pancartas en detrimento de la figura de la Federación Venezolana de Fútbol y específicamente de su Presidente, Rafael Esquivel. Los Artículos del Código de Ética son el 79° y 109°, numeral 4, los cuales disponen lo siguiente:

Artículo 79: El Club que en cualquier forma injurie u ofenda gravemente a la F.V.F. a sus dirigentes o cuerpos colegiados y si la misma se formulara públicamente por cualquier medio de difusión será sancionado con la pérdida de la Categoría, al término de la Temporada respectiva, de su equipo que milite en la más alta.

Artículo 109: Todo equipo que no impida que su público incurra en los siguientes hechos antes, durante o después del juego, será sancionado con multa entre Doscientos Cincuenta Bolívares Fuertes (Bs. F. 250,oo) y Dos Mil Bolívares Fuertes  (Bs.F 2.000,oo).

4. Agravien o falten al respeto debido a dirigentes de la F.V.F., de sus cuerpos colegiados y del Club visitante, cuando ingresen, se ausenten o permanezcan en el palco de autoridades.

Pues bien, los “trapos ofensivos” rezaban lo siguiente: “FVF: 24 años de fracaso, 10 años de descaro”; “Alianza para una Venezuela sin Esquivel y Farías”; “Fuera Esquivel”; “Fuera Farías y Esquivel”; “Hasta cuando Farías”. Antes de pasar a analizar directamente las normas, es importante aclarar tres conceptos muy básicos: Ofensa, Reclamo y Crítica. La Ofensa la define la Real Academia Española como: Acción o dicho que hace que alguien se sienta humillado o despreciado/ Agravio o Injuria; El Reclamo está definido como: Es el derecho que tiene toda persona para exigir, reivindicar o demandar una solución o respuesta a una solicitud, ya sea por motivo general o particular referente a las funciones de la entidad; Y finalmente la Critica, se encuentra conceptualizada como: Es una fórmula, una opinión positiva o negativa basándose en la argumentación y el análisis. Esto implica juzgar, valorar, censurar.

Una vez que hemos repasado las definiciones de estos importantes conceptos, y una vez que tenemos las normas establecidas para el caso, podemos hacer un análisis puntual. Es común en ambas disposiciones las palabras “Ofensa”, “Injuria” y “Agravio”.  Observando el significado que tienen estas palabras, donde todas actúan como sinónimos, así como las definiciones de las palabras “Critica” y “Reclamo”. ¿Se puede afirmar que ciertamente hubo una ofensa?

Es claro que no hubo en ningún momento ofensa, injuria o agravio alguno. Lo que si se evidencia es que hubo un reclamo acompañado de una crítica. Un reclamo de que se ejecute un mejor trabajo en favor del fútbol venezolano, y una crítica, que si bien es negativa, sigue siendo en definitiva una crítica a las acciones que se han venido realizando y a los hechos que han venido ocurriendo dentro de la institución, los cuales no son secreto para nadie.

Cualquier persona que sienta interés en el avance del deporte venezolano, en específico del fútbol, tiene derecho de reclamar y criticar lo que en su opinión no se esté gestionando de la mejor manera, porque en definitiva son las criticas las que hacen a una persona o a una institución hacer su trabajo cada día mejor. Además que el deporte es considerada una actividad de “interés social”, lo que se traduce en que todo el mundo tiene derecho a hablar de él.

Es por esto que se concluye que nunca existió ni una ofensa al Presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel, ni una injuria o agravio ala Institucióno a su Directiva y demás miembros.

Así que tengan siempre en mente esta frase célebre de la escritora inglesa Virginia Woolf: “No hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente”.

Para  más información sobre el Escritorio jurídico Carrero & Quintero no deje de visitar nuestro sitio web http://www.carreroquintero.com

Comentarios o sugerencias a gyibirin@carreroquintero.com, o búscanos en twitter @carreroquintero.

Un Ataque Legal a la Violencia.

Por Gabriella Yibirin.

La violencia en los estadios de fútbol en Venezuela ha alcanzado un nivel en el que se encuentra fuera de control, donde la única solución posible es la toma de medidas radicales que controlen estos actos no solo de fanatismo, sino también de vandalismo.

Es momento de que tomen cartas en el asunto, no solo los clubes como organizadores de los eventos, sino también la Federación Venezolana de Fútbol y se aprueben normativas de seguridad que sancionen este tipo de conductas, ya que los antecedentes nos demuestran que estos incidentes que han venido ocurriendo ha sido por el alto índice de impunidad que existe, debido a que como no existe un castigo por las acciones, no tienen ningún motivo para no seguir haciéndolo.

Se deberían tomar en cuenta normativas como las de la UEFA y la FIFA, y adaptarlas a la realidad venezolana, para poder erradicar la violencia en el fútbol. Entre estos puntos esta un número mayor de funcionarios de seguridad que resguarden no solo un sector del estadio, sino todos sus alrededores antes, durante, y después del juego para garantizar el orden en todo momento. También sería ideal, la creación de una serie de parámetros de conducta acompañados de sus respectivas sanciones, de manera de advertir a los sujetos conocidos por incitar al desorden, que sus acciones van a ser no solo reprimidas sino también castigadas. Entre estas podría estar la prohibición de objetos potencialmente peligrosos; el ingreso de bebidas alcohólicas al estadio distintas de las que se expenden dentro del mismo; actos de agresión hacia el cuerpo técnico, jugadores o entre los mismos fanáticos, etc. Acompañadas de sanciones como expulsión del estadio y prohibición de entrar al estadio por lapsos de tiempo determinados. En base a esto crear una campaña para la implementación y el cumplimiento de estas normas en el estadio, poniéndolas al conocimiento de todos los visitantes.

Venezuela necesita adaptarse a estos cambios que ocurren desde hace unos años, para evitar que pase una tragedia como la Heysel, en Bélgica en 1985 o como la de Hillisborough, en Inglaterra en 1989, donde casi un centenar de personas fallecieron a causa de acciones violentas, por falta de seguridad.

Es evidente el vacío legal existente de normas que castiguen estos actos o que incluso contengan estas normas de conducta, y es aún más evidente, la falta de aplicación de la escasa regulación ya existente. Es necesaria la elaboración de una normativa más completa y más amplia, y de vigilar su aplicación y cumplimiento por parte de todos los involucrados.

Es imperativo que se tomen medidas respecto a esto con carácter de urgencia, ya que la imagen del fútbol venezolano a nivel mundial se ve marcada por estos actos, y no por lo que debería ser su punto de atracción número uno: Calidad de juego y de sus jugadores.

 

Para  más información sobre el Escritorio jurídico Carrero & Quintero no deje de visitar nuestro sitio web http://www.carreroquintero.com

Comentarios o sugerencias a gyibirin@carreroquintero.com, o búscanos en twitter @carreroquintero.


 

Una Ley del Deporte Pionera.

 

Por Antonio Quintero.

Desde hace 12 años, Venezuela está tratando de renovar su Ley del Deporte para una nueva que se adapte a la sociedad deportiva mundial. No obstante, por una razón u otra, se ha tenido que detener siempre el debate de este instrumento legal, en pro de otros instrumentos legales que tienen prioridad. Cabe destacar que la actual Ley del Deporte de Venezuela data del año 1995, y que aunque la Constitución Venezolana ha sido modificada, e innumerable cantidad de leyes han sido adaptadas a esta nueva Carta Magna (Ej: el Código Orgánico de Procedimiento Penal ha sido modificado 7 veces), la legislación deportiva no ha sido uno de estos códigos normativos privilegiados. Ésa ha sido la triste historia de la legislación deportiva en Venezuela.

Por cuestiones de estrategia política, el Presidente de Venezuela apuntó un nuevo ministro para el deporte, de forma reciente. El nuevo ministro Héctor Rodríguez, ha llegado con ideas nuevas para el deporte, y ha propuesto una nueva Ley del Deporte. Sin embargo, el proyecto del ministro pareciera que no va enfocado a ayudar al deporte, sino a adquirir el poder para controlarlo. En palabras más simple, el nuevo proyecto de la Ley del Deporte, propuesto por el ministro, es equivalente a la araña radioactiva que dio poderes a Spiderman, en el sentido de que otorga super poderes a la persona que ejerce el cargo de Ministro del Poder Popular para el Deporte. Y siguiendo la comparación de Spiderman, es imposible olvidar su lema principal “Con gran poder viene gran responsabilidad”.

Esto ha desatado un mar de opiniones acerca de su proyecto, donde atletas, federaciones, clubes, periodistas y aficionados, han tenido algo que decir. Como representante del gremio de los abogados, se ha decidido efectuar una pequeña propuesta de lo que se piensa debería ser una Ley del Deporte Pionera para Venezuela.

Se piensa que una Ley del Deporte para Venezuela debe atacar primero los valores errados que tienen los venezolanos y de la misma manera convertirse en un marco de referencia que permita el desarrollo del deporte en Venezuela. Por esta razón se quiere un Código Legal que tenga 12 partes, las cuales se indicarán a continuación:

Principios Generales y Definiciones

Esta sección debería definir, en primera instancia, la palabra “deporte”. Lo cierto es que hay poco acuerdo en la doctrina que define esta palabra, y hacer una buena definición podría colocar a esta Ley en el mapa mundial como referencia. Luego deberían colocarse los principios generales sobre el deporte y acoger los del olimpismo.

También acoger los reglamentos internacionales de cada deporte, ya que estos proveen los principios generales deportivos por los cuales se puede medir la habilidad deportiva de forma internacional.

Organizaciones Deportivas

No se quiere descubrir el agua tibia con esta sección, simplemente colocar todo lo que siempre han contenido las legislaciones deportivas. Definir bien cuáles son los órganos públicos que velarán por el deporte, y sus atribuciones. Se debe establecer una medida para intervenir los órganos deportivos privados. No obstante deben estar bien definidos los casos en que se puede hacer, dejando así pocas posibilidades para atentar contra la autonomía de los entes deportivos. También, definir las competencias del IND o del Ministerio del Deportes.

Con respecto a los entes privados, como usualmente se hace, deben definirse bien. Tener a las Federaciones, Ligas, Clubes, Academias, y sindicatos. Establecer sindicatos para atletas, entrendores y árbitros de forma obligatoria, esto centrado en que gracias al desorden las federaciones terminan concentrando todo el poder y los atletas terminan siendo maltratados. Por lo tanto, el sindicato tratará de equilibrar el poder entre federaciones, ligas y atletas.

Sistema Electoral

Un punto bastante álgido, es el del sistema electoral de las organizaciones privadas. Lo primero que debe hacerse, es un sistema electoral que permita pluralidad de candidatos por cada federación. Para eso se puede ampliar el padrón electoral y que no solo voten clubes y asociaciones, sino también, los atletas, los árbitros, las glorias del deporte, los periodistas deportivos, y por qué no, hasta los fanáticos. ¿Es esto complicado? Sí, sin embargo en Venezuela se tienen cinco poderes públicos (El Ejecutivo, el Legislativo, el Judicial, el Ciudadano y el Electoral), porque no encargar las elecciones al Consejo Nacional Electoral, de organizar las elecciones. Al fin y al cabo, aquí se tienen elecciones constantemente.

El sistema electoral debe tener requisitos fuertes para la reelección de un candidato, basados en ciertos resultados deportivos y administrativos. Aunque, esto es un poco injusto ya que en el deporte profesional, a veces la suerte influye mucho, se necesita una vara para medir lo exitoso que puede ser una junta directiva de una federación. En Venezuela se tiene personal directivo, que como puede hacer un trabajo mediocre, no se esfuerza en mejorar. Y aunque, al que trabaje bien se le deba premiar de alguna forma, al que trabaja mal, se le debe castigar de alguna forma también. Es simplemente una forma de aplicar la esencia del principio de promoción y descenso. Y en sí este requisito va contra ese errado valor del venezolano de querer el poder, solo por sentirse poderoso y no de tener el poder para dar un servicio.

Institutos Deportivos

Debe crearse un laboratorio orientado a tener la licencia de la Agencia Mundial Antidopaje, para tener los resultados lo más pronto posible. Este instituto debe ser privado, pero debe tener fuertes sanciones por los actos de corrupción que algunas personas puedan cometer.

También debe crearse un instituto sobre el estudio del deporte de forma profesional por diferentes materias como: derecho, medicina, nutrición, psicología, medios de comunicación, gerencia deportiva, etc. El pensamiento es el de profesionalizar todo el deporte venezolano. Este instituto debe ser autónomo, aunque reciba dinero del Estado, éste no podrá entrometerse. Parecido al funcionamiento de la Universidad Central de Venezuela.

Deporte Aficionado, de alto rendimiento, para olímpico, con animales  y Profesional

Debe hacerse una diferencia entre el deporte aficionado, de alto rendimiento y  el deporte profesional.

Con respecto al deporte aficionado, debe dividirse en dos partes: 1) el del niño y el adolescente; 2) el general para el resto del público.

Con respecto al del niño y del adolescente, deben colocarse criterios para los entrenadores de masificación. Entre los aspectos, debe colocarse que los entrenadores deben tener una formación específica para entrenar niños o adolescentes. Lo ideal es que se aplique la máxima de que “el niño debe salir enamorado del deporte” y luego debe enseñársele a buscar el triunfo cuando adolescente. Además los entrenadores de masificación deben tener cursos de primeros auxilios y de formación de atletas base.

Es importante destacar la protección de los niños y adolescentes, del trabajo infantil y establecer garantías fuertes en el estatuto personal de ellos si se van a entrenar a otros países, con clubes o universidades, emitiendo solo el permiso de viaje, siempre y cuando los interesados en contar con los servicios del niño y el adolescente primero den todas las garantías necesarias a éste y luego paguen un impuesto a la asociación, club o federación donde se entrenó esa persona, destinado a la formación de atletas.

Con respecto al deporte aficionado normal debe colocarse estricta normativa para los entrenadores personales, de clubes o de institutos deportivos. La idea es siempre cerciorase de que este tipo de entrenadores contribuyen al olimpismo como una filosofía de vida y no a los efectos contraproducentes que puede tener el ejercicio exagerado, el dopaje o la errada práctica del deporte.

También aquí aplicaría la correcta definición del deporte, ya que siempre es una pregunta obligada saber ¿si el ejercicio físico es un deporte?.

Con respecto al deporte de Alto Rendimiento, esto debe tomarse como una categoría transitoria. La idea es que, esta sea una categoría que se aplique a aquellos atletas de alto rendimiento, que por practicar una disciplina, poco comercial,  no reciben suficiente dinero y no pueden vivir de ella. La idea es que el estado destine dinero e instalaciones para aquellos que cuadren en la definición y cree políticas que desarrollen el incentivo en estas actividades.

Esto se puede lograr a través de dar buenos beneficios fiscales a las compañías privadas que inviertan en estas actividades y estos atletas, a cambio de tal vez publicidad. La intención es que tarde o temprano se logre profesionalizar el deporte.

Con respecto a los deportistas profesionales lo que debe hacerse es colocar una sección entera sobre las relaciones de trabajo, estableciendo métodos de indemnización por formación para las academias, regulando las cláusulas de recisión (penales), colocando los requerimientos de seguridad en los ambientes laborales (personal médico y seguro) y colocando los requerimientos laborales básicos (Ej: debido a la gran cantidad de dinero que ganan algunos jugadores, trazar un nivel de salario y especificar que después de ese nivel no se pagarán beneficios extras). La idea es proteger al atleta lo más posible, entendiendo la especificidad de la práctica deportiva en el ámbito laboral, reconociendo las necesidades del deporte en esta rama del derecho.

Regular los derechos de imagen de los deportistas colocando límites a los contratos profesionales, estableciendo que  no se pagarán derechos de imagen a los atletas, siempre que se usen imágenes de la mitad de los integrantes de un equipo más uno, entendiendo que el equipo son los integrantes necesarios para disputar una contienda deportiva.

Con respecto al deporte Para – Olímpico y al deporte con animales, simplemente deben colocarse ciertas normas que adecuen el de las demás disciplinas a estas.

 

Agentes Deportivos

Debe crearse una definición de agente deportivo que atienda al principio de la primacía de la realidad. Es decir, que no sea porque la persona ostente una licencia como agente deportivo, sino que los requisitos que se necesiten para que el ámbito de la Ley les aplique a estas personas  vaya orientados a conductas reales y medibles de la persona. Luego, colocar una serie de requisitos éticos que deben cumplir estas personas. Por supuesto también garantizar el pago de los servicios de estas personas.

Eventos Deportivos

Es importante establecer una serie de normas con respecto a los eventos deportivos que abarquen las siguientes materias: seguridad, fuerzas del orden público, derechos de imagen de los espectadores (para aquellos espectadores que resalten), protección al consumidor, conducta de los espectadores, atletas y oficiales de partidos.

Transmisiones y Publicidad deportiva

Obligar a los canales de televisión a transmitir eventos deportivos venezolanos, como parte de su responsabilidad social. Estableciendo un método que garantice que no se repitan los eventos deportivos entre muchos canales, para así lograr que los deportes menos populares sean vistos de forma masiva.

Garantizar la libre competencia, para las transmisiones de los eventos deportivos de gran importancia.

Debe establecerse quienes son las personas con derecho a vender los eventos deportivos.

Con respecto a la publicidad, debe eliminarse la mayor cantidad de restricciones, solo dejándolas para aquellos productos que vayan contra la naturaleza y filosofía deportiva.

Impuestos

Crear un sistema de impuestos que beneficie al deporte en general, estableciendo beneficios fiscales para todos aquellos que inviertan en el deporte. Y para aquellas instituciones deportivas que hayan logrado buenos resultados deportivos.

Crímenes deportivos

Simplemente establecer una sección que regule los principales crímenes deportivos que son: la corrupción, la violencia y el dopaje. Y establecer las sanciones tanto pecuniarias, como penales, como deportivas.

Justicia Deportiva

Se debe crear un sistema legal mixto entre lo público y lo privado. La idea es crear un sistema de tribunales públicos internos de dos instancias (ordinario y de apelaciones) suscrito al Tribunal de Arbitraje Deportivo de Laussana, Suiza. Para lograr esto se debería pedir que se instalara una cede de éste tribunal arbitral, aquí en Venezuela para Centro y Sudamérica. La intención de hacer esto es que como la Ley del Deporte (Lex Spotiva) se rige de acuerdo a criterios mundiales, así los récords y las marcas sean de los mejores seres humanos en el mundo sin trampas, entonces Venezuela pueda seguir los criterios internacionales de la Lex Sportiva, sin ningún problema. El Financiamiento seria por el estado, para todos los casos venezolanos y con requisitos estrictos para la apelación.

Fiscalía del Deporte.

Entendiendo la importancia del deporte para un país por sus diferentes tipos de aspectos, debe existir un instituto público, de elección popular, que se encargue de velar por el cumplimiento de esta Ley. La idea es que se lleven a los tribunales deportivos todas aquellas violaciones a esta Ley y así se ejerza un control sobre el poder y la mediocridad.

Conclusión

No se pretende con estas propuestas crear una Ley perfecta pero sí el iniciar un sano debate, para poder tener una Ley de jerarquía, que esté a la cabeza del mundo deportivo. Así por lo menos tener la base para crear un sistema deportivo nacional efectivo y con motivación al éxito.

 

Para  más información sobre el Escritorio jurídico Carrero & Quintero no deje de visitar nuestro sitio web http://www.carreroquintero.com

Comentarios o sugerencias a aquintero@carreroquintero.com, o búscanos en twitter @carreroquintero

 

 

Carta con Propuestas para una Ley del Deporte

Aunque en el foro que se dio en la sede de Últimas Noticias no pudimos dar todas nuestras propuestas, aquí dejamos la carta en físico que le dimos a los participantes. Propuestas para la Ley del Deporte

 

Para más información sobre el Escritorio jurídico Carrero & Quintero no deje de visitar nuestro sitio web http://www.carreroquintero.com

Pueden seguirnos en twitter: @carreroquintero