Un Ataque Legal a la Violencia.

Por Gabriella Yibirin.

La violencia en los estadios de fútbol en Venezuela ha alcanzado un nivel en el que se encuentra fuera de control, donde la única solución posible es la toma de medidas radicales que controlen estos actos no solo de fanatismo, sino también de vandalismo.

Es momento de que tomen cartas en el asunto, no solo los clubes como organizadores de los eventos, sino también la Federación Venezolana de Fútbol y se aprueben normativas de seguridad que sancionen este tipo de conductas, ya que los antecedentes nos demuestran que estos incidentes que han venido ocurriendo ha sido por el alto índice de impunidad que existe, debido a que como no existe un castigo por las acciones, no tienen ningún motivo para no seguir haciéndolo.

Se deberían tomar en cuenta normativas como las de la UEFA y la FIFA, y adaptarlas a la realidad venezolana, para poder erradicar la violencia en el fútbol. Entre estos puntos esta un número mayor de funcionarios de seguridad que resguarden no solo un sector del estadio, sino todos sus alrededores antes, durante, y después del juego para garantizar el orden en todo momento. También sería ideal, la creación de una serie de parámetros de conducta acompañados de sus respectivas sanciones, de manera de advertir a los sujetos conocidos por incitar al desorden, que sus acciones van a ser no solo reprimidas sino también castigadas. Entre estas podría estar la prohibición de objetos potencialmente peligrosos; el ingreso de bebidas alcohólicas al estadio distintas de las que se expenden dentro del mismo; actos de agresión hacia el cuerpo técnico, jugadores o entre los mismos fanáticos, etc. Acompañadas de sanciones como expulsión del estadio y prohibición de entrar al estadio por lapsos de tiempo determinados. En base a esto crear una campaña para la implementación y el cumplimiento de estas normas en el estadio, poniéndolas al conocimiento de todos los visitantes.

Venezuela necesita adaptarse a estos cambios que ocurren desde hace unos años, para evitar que pase una tragedia como la Heysel, en Bélgica en 1985 o como la de Hillisborough, en Inglaterra en 1989, donde casi un centenar de personas fallecieron a causa de acciones violentas, por falta de seguridad.

Es evidente el vacío legal existente de normas que castiguen estos actos o que incluso contengan estas normas de conducta, y es aún más evidente, la falta de aplicación de la escasa regulación ya existente. Es necesaria la elaboración de una normativa más completa y más amplia, y de vigilar su aplicación y cumplimiento por parte de todos los involucrados.

Es imperativo que se tomen medidas respecto a esto con carácter de urgencia, ya que la imagen del fútbol venezolano a nivel mundial se ve marcada por estos actos, y no por lo que debería ser su punto de atracción número uno: Calidad de juego y de sus jugadores.

 

Para  más información sobre el Escritorio jurídico Carrero & Quintero no deje de visitar nuestro sitio web http://www.carreroquintero.com

Comentarios o sugerencias a gyibirin@carreroquintero.com, o búscanos en twitter @carreroquintero.