Los Trapos del Terror

Por: Gabriella Yibirin.

Sin lugar a dudas, ya es evidente que la sanción impuesta al Caracas Fútbol Club por la CONMEBOL ha sido vista como insólita, injusta, desproporcionada, desde el punto de vista de los medios, de los Clubes y de la fanaticada en general, quienes se han alzado en todo el país protestando en contra de ella, exponiendo trapos con mensajes en rechazo a estas acciones, porque lo ven como una restricción a la libertad de expresión.

Ahora bien, todas estas opiniones emanan del sentido común y conocimiento general de las personas, sin embargo es importante saber si desde el punto de vista legal esta sanción es correcta, razonable y valedera.

El Código de Ética de la Federación Venezolana de Fútbol contiene en varios de sus artículos una especie de “prohibición”, contemplando los supuestos que se están discutiendo a raíz de la resolución dela Conmebol.Dondese explicaba que la sanción era aplicada por tanto la fanaticada del Club estaba utilizando pancartas en detrimento de la figura de la Federación Venezolana de Fútbol y específicamente de su Presidente, Rafael Esquivel. Los Artículos del Código de Ética son el 79° y 109°, numeral 4, los cuales disponen lo siguiente:

Artículo 79: El Club que en cualquier forma injurie u ofenda gravemente a la F.V.F. a sus dirigentes o cuerpos colegiados y si la misma se formulara públicamente por cualquier medio de difusión será sancionado con la pérdida de la Categoría, al término de la Temporada respectiva, de su equipo que milite en la más alta.

Artículo 109: Todo equipo que no impida que su público incurra en los siguientes hechos antes, durante o después del juego, será sancionado con multa entre Doscientos Cincuenta Bolívares Fuertes (Bs. F. 250,oo) y Dos Mil Bolívares Fuertes  (Bs.F 2.000,oo).

4. Agravien o falten al respeto debido a dirigentes de la F.V.F., de sus cuerpos colegiados y del Club visitante, cuando ingresen, se ausenten o permanezcan en el palco de autoridades.

Pues bien, los “trapos ofensivos” rezaban lo siguiente: “FVF: 24 años de fracaso, 10 años de descaro”; “Alianza para una Venezuela sin Esquivel y Farías”; “Fuera Esquivel”; “Fuera Farías y Esquivel”; “Hasta cuando Farías”. Antes de pasar a analizar directamente las normas, es importante aclarar tres conceptos muy básicos: Ofensa, Reclamo y Crítica. La Ofensa la define la Real Academia Española como: Acción o dicho que hace que alguien se sienta humillado o despreciado/ Agravio o Injuria; El Reclamo está definido como: Es el derecho que tiene toda persona para exigir, reivindicar o demandar una solución o respuesta a una solicitud, ya sea por motivo general o particular referente a las funciones de la entidad; Y finalmente la Critica, se encuentra conceptualizada como: Es una fórmula, una opinión positiva o negativa basándose en la argumentación y el análisis. Esto implica juzgar, valorar, censurar.

Una vez que hemos repasado las definiciones de estos importantes conceptos, y una vez que tenemos las normas establecidas para el caso, podemos hacer un análisis puntual. Es común en ambas disposiciones las palabras “Ofensa”, “Injuria” y “Agravio”.  Observando el significado que tienen estas palabras, donde todas actúan como sinónimos, así como las definiciones de las palabras “Critica” y “Reclamo”. ¿Se puede afirmar que ciertamente hubo una ofensa?

Es claro que no hubo en ningún momento ofensa, injuria o agravio alguno. Lo que si se evidencia es que hubo un reclamo acompañado de una crítica. Un reclamo de que se ejecute un mejor trabajo en favor del fútbol venezolano, y una crítica, que si bien es negativa, sigue siendo en definitiva una crítica a las acciones que se han venido realizando y a los hechos que han venido ocurriendo dentro de la institución, los cuales no son secreto para nadie.

Cualquier persona que sienta interés en el avance del deporte venezolano, en específico del fútbol, tiene derecho de reclamar y criticar lo que en su opinión no se esté gestionando de la mejor manera, porque en definitiva son las criticas las que hacen a una persona o a una institución hacer su trabajo cada día mejor. Además que el deporte es considerada una actividad de “interés social”, lo que se traduce en que todo el mundo tiene derecho a hablar de él.

Es por esto que se concluye que nunca existió ni una ofensa al Presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel, ni una injuria o agravio ala Institucióno a su Directiva y demás miembros.

Así que tengan siempre en mente esta frase célebre de la escritora inglesa Virginia Woolf: “No hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente”.

Para  más información sobre el Escritorio jurídico Carrero & Quintero no deje de visitar nuestro sitio web http://www.carreroquintero.com

Comentarios o sugerencias a gyibirin@carreroquintero.com, o búscanos en twitter @carreroquintero.

Anuncios