La Obligación de Acudir a la Selección: La excepción Amorabieta

Por Antonio Quintero

Fernando Amorabieta y sus Nacionalidades


Durante los últimos días se ha suscitado una historia digna de una novela venezolana,  con el jugador del Athletic Club de Bilbao, Fernando Amorabieta. Éste jugador posee 2 nacionalidades, la nacionalidad Española ya que es hijo de padres españoles; y posee la nacionalidad Venezolana ya que nació en Cantaura, Estado Anzoátegui, Venezuela, un 21 de marzo de 1985. Cabe destacar que a sus 2 años regresó a vivir a España y allí ha desarrollado toda su carrera como jugador de fútbol.

Ya que Fernando Amorabieta poseía las 2 nacionalidades, la Federación Venezolana de Fútbol, decidió contactarlo, para ver si deseaba jugar con la Selección Venezolana de Fútbol en el próximo ciclo a enfrentar, que implica las competiciones de Copa América 2011 y las Eliminatorias Sudamericanas con vistas al Mundial de Brasil 2014.  A esto, el jugador hispano venezolano, respondió afirmativamente diciendo que “Si Venezuela me llama, yo iría encantado”.


Un cambio de Nacionalidad “Futbolística”


Lo cierto, es que ya antes de este llamado, se había analizado este caso  de Fernando,  justamente en junio del 2007 la Selección del País Vasco, jugó un amistoso con la Selección de Venezuela y se planteo la posibilidad para que Amorabieta jugara con Venezuela. Para junio del 2007 cuando Amorabieta tenía 22 años la FIFA, indicaba en su Reglamento de Aplicación a los Estatutos, en su artículo  15, que:

“Si un jugador posee más de una nacionalidad, adopta la nacionalidad de otro país o está autorizado para jugar representando a varias asociaciones a causa de su nacionalidad, podrá ejercer el derecho a solicitar, antes de cumplir los 21 años, la habilitación para jugar partidos internacionales con otra asociación de la cual posea la nacionalidad, bajo las condiciones que se estipulan a continuación”.

En otras palabras, solo se podía cambiar de asociación si el jugador en cuestión tenía menos de 21 años y solo podía hacerse una vez. Como se indicó anteriormente Amorabieta ya tenía 22 años cuando se presentó la oportunidad, por lo cual no pudo darse el cambio de asociación.

Pero en el año 2009, los Estatutos del la FIFA y su Reglamento de Aplicación fueron modificados, y ahora una nueva regla rezaba lo siguiente:

“Si un jugador posee más de una nacionalidad, adopta la nacionalidad de otro país o, al poseer varias nacionalidades, se le puede seleccionar para varios equipos representativos, podrá ejercer, sólo una vez, el derecho a solicitar la habilitación para jugar partidos internacionales con otra asociación de la cual posea la nacionalidad, bajo las condiciones que se estipulan a continuación: a) Un jugador podrá ejercer el derecho a cambiar de asociación sólo si no ha jugado (parcial o completamente) en un partido internacional “A” de una competición oficial representando a la asociación en que se encuentra, y si en el momento de su primera participación, parcial o completa, en un partido internacional de una competición oficial representando a la asociación en que se encuentra ya posee la nacionalidad del país para cuya asociación solicita la habilitación; b) Un jugador que cambia de asociación no podrá jugar con su nueva asociación en ninguna competición en la que haya jugado con la asociación anterior”.

Es decir, que en este momento el límite de edad establecido en el 2006 está eliminado, y ahora un jugador que ostente 2 nacionalidades, o más, puede cambiarse de asociación, una vez en su vida, mientras que no haya disputado con otra un partido internacional “A”, lo que viene siendo un partido con la selección de mayores de fútbol de cualquier país. En el caso de Amorabieta, todavía no ha disputado ningún partido con la selección de fútbol de mayores de España, lo cual le permitía que se cambiara de asociación, para poder disputar partidos con la Selección Venezolana de Fútbol.

La Obligación de jugar con tu País y su Excepción.


Y entonces llegó la convocatoria, desde la Federación Venezolana de Fútbol para Fernando Amorabieta, el 25 de agosto del 2010, para los amistosos, que la Selección Venezolana de Fútbol tenía previstos contra Colombia y Ecuador. Empezó a complicarse el asunto, días antes de la convocatoria cuando el Director Técnico del Athletic Club de Bilbao, comentó a los periódicos que no le gustaba la idea de ver a Fernando Amorabieta jugando con la selección venezolana. Y justo cuando llegó la convocatoria, Amorabieta, no contestaba el teléfono a la Federación Venezolana de Fútbol.

Un par de días después se confirmó a través de su club que Fernando no acudiría  al llamado de la Selección Venezolana de Fútbol para estos dos encuentros. Pero, ¿cómo el jugador podía deshacerse de una convocatoria? especialmente cuando el artículo 3 del Anexo 3 del Reglamento Sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores reza lo siguiente: Por regla general, todo jugador inscrito en un club se obliga a responder afirmativamente a la convocatoria para formar parte de uno de los equipos representativos de la asociación del país cuya nacionalidad ostenta”. Es decir, que un jugador no puede negarse a asistir a un llamado de su selección, y de revelarse contra esta norma, pudiera imponérsele sanciones al jugador en cuestión.  La única excepción a este caso viene dada, si el jugador se le es declarado como enfermo o lesionado por un médico designado por la Asociación.

Y ¿Por qué Amorabieta pudo declinar a la invitación de venir a Jugar a Venezuela, sin estar enfermo o lesionado, y sin la eminente consecuencia a ser sancionado? Es muy sencillo, debido a que  Amorabieta dentro del fútbol sigue siendo español. Es decir, que en el fútbol él tiene su propia nacionalidad ya definida y para poder cambiarse debe hacer un proceso administrativo ante la FIFA. Al no ser venezolano en el fútbol todavía, aunque teniendo potencialmente esa posibilidad, la Federación Venezolana de Fútbol no tienen ningún derecho para convocar a Amorabieta a que vista la camiseta vinotinto, por esa misma razón no puede sancionarlo.

Por el Contrario, si la Selección de Fútbol de España, convocara a Amorabieta, éste no podría negarse, ya que allí fue donde ha estado registrado desde tempranas edades. Y si se negare a acudir al llamado de la Selección Española, seguro enfrentaría una sanción.

Es así como esta novela venezolana hispana, gráfica la excepción, que aunque un jugador posea en su vida real dos o más nacionalidades, dentro del ámbito del fútbol, solo posee una, y esa excluye todas las demás. Similar a lo que es la obligación pasiva universal, obligación que tenemos todos de no tocar aquello que no es nuestro. De la misma manera, las asociaciones de fútbol, tienen la misma obligación pasiva universal,  con respecto a los derechos que pueden tener con jugadores que aunque en la vida real poseen su nacionalidad, dentro del fútbol no es así.

Para  más información sobre el Escritorio jurídico Carrero & Quintero no deje de visitar nuestro sitio web http://www.carreroquintero.com

Comentarios o sugerencias a aquintero@carreroquintero.com, o búscanos en twitter @carreroquintero


La Bolsa de Valores del Fútbol.

Los “Derechos Económicos” de un Jugador.

Es importante señalar, que la práctica que se pretende explicar ahora, carece de la ética conocida. Es repugnante, por el hecho de convertir a los jugadores de fútbol en esclavos. La manera como se maneja, como se habla del monto que vale un jugador, es igual a la de las cosas en un supermercado. Pero, de todas formas, es importante explicar que son, para que las personas puedan lidiar con estas realidades cuando se presentan.

Es importante antes de comenzar, el recordar, que cada vez que hay una transferencia  internacional de un jugador profesional, existe la posibilidad, de que el club anterior, pida al nuevo club, un pago de una indemnización por dejar ir al jugador. Es una potestad que tiene el club, como también el jugador tiene una potestad de aceptar una indemnización para dejar el club. Sin embargo, la situación más común es la primera.

¿Que son los “derechos económicos”?

Esta pregunta es difícil de contestar, ya que no existe una definición legal de los “Derechos Económicos” o “el pase”; una institución que ha creado la costumbre. Sin embargo, se puede definir, como el convenio mediante el cual, un club de fútbol o jugador de fútbol, cede a un tercero, su derecho a recibir una indemnización monetaria, por terminar un contrato de trabajo anticipadamente de manera voluntaria, para que se efectué una transferencia a un nuevo club en específico, sin que el tercero, pueda decidir pueda intervenir en la negociación de la ya mencionada transferencia.

En otras palabras, una persona cualquiera, invierte en el valor que puede tener el terminar un contrato para un club o para un jugador; valor que está influenciado por el precio del jugador en el mercado, para que cuando el jugador vaya a ser transferido a otro club, una parte o el total de la indemnización que ingrese al club o al jugador por la transferencia, sea de la persona que invirtió en el jugador. De la misma manera que comprar una acción en la bolsa de valores.

¿De dónde se originan los “derechos económicos”?

Los “derechos económicos”, son una práctica que se empezó  Sudamérica, hace ya un tiempo, como solución a la falta de dinero que tenían los clubes. De esta manera recibían una cantidad rápida para mantenerse a flote y podían continuar sus actividades como clubes. Pero se ha perdido la perspectiva de estos derechos, y ya que han sido poco estudiados, su práctica se ha degenerado.

Lo cierto es que estos “derechos económicos”, se originan de la voluntad de las partes. En sí, es el obtener una indemnización, por el aceptar a terminar un contrato anticipadamente, para ir a un club en específico. Por eso, así como el club recibe una indemnización por la transferencia, el jugador también lo puede hacer. Pero cabe destacar que cada una de las partes tiene unos “derechos económicos” distintos, con lo cual ninguno puede vender, los “derechos económicos” del otro, a menos que existiera, un convenio, una ley, o un reglamento, que obligue a las partes a permitir que una de ellas deba ser indemnizada en caso de que la otra reciba una indemnización. Generalmente el jugador  no vende, los “derechos económicos” que le corresponden, porque no es necesario hacerlo. El recibe un dinero con la firma del nuevo contrato, primas, etc y generalmente no plantea muchos problemas al irse a un nuevo club.

Ejemplos Bizarros de manejos sobre “derechos económicos”

Se tienen casos de personas que montan clubes ficticios, que no participan en ninguna competición, pero tienen una serie de jugadores, a los que prestan a clubes profesionales, para que cuando se vendan, el dinero, sea de ellos. En otros casos, clubes ficticios, o personas, adquieren estos “derechos económicos” y luego venden estas “acciones” de manera grupal a  otras personas. Es decir, que tienen los “derechos económicos” de 5 jugadores y deciden vender por paquetes estos derechos, por ejemplo, puedes comprar el 20% de los derechos económicos de los 5 jugadores, por, una misma cantidad de dinero. Por supuesto hay muchos casos, pero para ilustrar se han mencionado algunos.

Como se extinguen los “Derechos Económicos”

Generalmente se extinguen como cualquier otro contrato civil, pero también se extinguen, cuando el contrato entre club y jugador se vence en el plazo, porque al fin y al cabo, en lo que se invirtió en una posible indemnización proveniente de una terminación anticipada del contrato, de manera voluntaria. Cuando el contrato se extingue, por el tiempo, la persona pierde su inversión. Otra manera de perder la inversión, es cuando no hay una indemnización por terminar anticipadamente el contrato de manera voluntaria, ya que si no hay indemnización, significa que el valor del jugador bajó.

La Situación de los “Derechos Económicos” en la FIFA

La FIFA no quiere reconocer formalmente que este tipo de conductas y convenios se llevan a cabo en el fútbol. De hecho pasan más de lo que pueden imaginarse. No obstante, la FIFA ha regulado los “derechos económicos”, desde la controversial transferencia del jugador Carlos Tévez, del West Ham  United, al Manchester United.  Desde este momento en el Reglamento Sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores, se adoptó el artículo 18 bis, el cual aunque no hace referencia a los “derechos económicos”, los regula de manera implícita, por lo cual se cita a continuación:

1. Ningún club concertará un contrato que permita a cualquier parte de dicho contrato, o a terceros, asumir una posición por la cual pueda influir en asuntos laborales y sobre transferencias relacionados con la independencia, la política o la actuación de los equipos del club. 2. La Comisión Disciplinaria de la FIFA podrá imponer sanciones disciplinarias a los clubes que no cumplan las obligaciones estipuladas en este artículo.

Simplemente lo que recalca, es que la persona que adquiere los “derechos económicos”, no puede influir en los asuntos laborales entre clubes y jugadores y las transferencias. En otras palabras, los terceros, solo deben colocar el dinero y esperar, a lo que sucede con el jugador.

Otra cosa que se debe señalar, es lo que sucede con la contribución de solidaridad prevista por FIFA, la cual se basa en el pago de las indemnizaciones de las transferencias. Actualmente es el tercero, quien recibe el dinero directamente del nuevo club, sobre la indemnización, por la transferencia, al esto suceder así, todos los clubes que han formado a estos jugadores, pierden el porcentaje de l contribución de solidaridad, derecho el cual les provee FIFA. Porque cuando la indemnización no está registrada al club anterior como lo establece la normativa, se pierde este derecho, aun y cuando haya sido pagada a otra persona.

La Situación de los “Derechos Económicos” en Venezuela.

En Venezuela, el  artículo 304 de la Ley Orgánica del Trabajo que indica lo siguiente: “Cuando las cesiones, traslados o transferencias produzcan beneficios económicos para el patrono, el trabajador tendrá derecho a una participación equitativa de una cantidad no menor del veinticinco por ciento (25%) de dicho beneficio”. En otras palabras, como mínimo el 25% de los derechos económicos del club, son del jugador en Venezuela. De esta manera el jugador se benéfica de algo que es netamente del club, ya que la Ley, cambia esta relación.

Quiero destacar el terminó que usa la Ley Orgánica del Trabajo, la cual claramente habla de beneficios económicos en vez de “derechos económicos”, termino mucho más ajustado a la situación en cuestión.

Como deben funcionar los “derechos Económicos”, para que sean una institución más aceptada.

Lo cierto es que la situación actual, es que el tercero en la relación laboral, que es el que tiene los “derechos económicos”, es quien negocia con el nuevo club, y no el club anterior. Esta situación es la más incorrecta, porque los clubes deberían negociar con los clubes, y luego de que se defina la negociación, es que el tercero debería hablar con el club anterior. Una forma de evitar que el Club anterior pierda interés en negociar la transferencia, sería el hecho de impedirle que venda todos los “derechos económicos” y que solamente venda una parte. De esta manera, garantizaran el interés del club anterior en la negociación de la transferencia, además no se pierde la contribución de solidaridad a los clubes formadores.  Es muy difícil que esta práctica desaparezca, por eso FIFA, debe reconocerla y empezar a regularla, ya que de lo contrario seguirán surgiendo muchas controversias.

Para  más información sobre el Escritorio jurídico Carrero & Quintero no deje de visitar nuestro sitio web http://www.carreroquintero.com

Comentarios o sugerencias a aquintero@carreroquintero.com, o búscanos en twitter @carreroquintero